Mejores balnearios ¿cuáles son?

Los balnearios son lugares especializados en sanar a través de el agua, acompañados de otros tratamientos beneficiosos para la salud y el cuidado de la piel.

España, es un país con muchos balnearios naturales, ricos en aguas con altas propiedades medicinales, que brindan alivio, descanso y relajación.

Entre los 5 mejores balnearios naturales de España se encuentran:

El balneario de Pasnticosa, espacio ubicado en el Pirineo de Huesca, cuenta con variedad de aguas termales, que van desde aguas sulforosas ligeramente carbonatadas hasta oligométálicas, hipertermales y sulfatadas.

El balneario de Mondariz, ubicado en Galicia, espacio que cuenta con aguas mineromedicinales, además de una interesante historia desde su inauguración en 1873.

Real balneario Solán de Cabras, de la serranía de Cuenca, tiene aguas de minerilazación débil, bicarbonatadas e hipotónicas; especiales para tratar enfermedades reumáticas, renales y problemas digestivos.

Hotel balneario Vichy Catalán, es muy popular por sus masajes descontracturantes, el de chocolate, el de la serenidad y el masaje vulcano. El masaje de chocolate tiene una acción antioxidante y muy rico en sales minerales y vitaminas.

Balneario de Archena, ubicado en Murcia, balneario que contiene aguas muy ricas en componentes minerales como el potasio, azufre, cloro y sodio. Sus aguas termales brotan a 52 grados centígrados. Sus orígenes se remontan al siglo V antes de Cristo.

Todas estas aguas termales tienen como característica que proceden de aguas muy profundas, captando los minerales y el dióxido de carbono, dividiéndose en magmáticas o telúricas. Las primeras mantienen una temperatura superior a los 50 grados centígrados, y normalmente contienen cobre, bromo, boro, arsénico, fósforo y nitrógeno. Por su parte, las telúricas están compuestas por sal, bicarbonatos y bromuro.

De acuerdo a su composición pueden llegar a ser carbónicas, bicarbonatadas, ferruginosas, sulfatadas, sulfuradas o radiactivas.

Por ejemplo, las carbónicas son ideales para tratar enfermedades arteriales, las bicarbonatadas los trastornos hepáticos y digestivos las ferruginosas para la piel y enfermedades reumáticas, las sulfatadas se emplean para afecciones gástricas, intestinales y hepáticas. Las sufaltadas para afecciones de la piel, problemas respiratorios o del aparato locomotor; mientras que las radiactivas se usan para mejorar el sistema inmune, endocrino y neurodegenerativo.

Esther R.

Deja un comentario