La balneoterapia y el cuidado de la piel

La balneoterapia contempla diversos tratamientos que tienen el agua como elementos principal, aprovechando sus propiedades curativas, así como las del barro y arcillas para mejorar la salud y los problemas de piel. Los tratamientos engloban diferentes tipos de aguas, además de baños de vapor, saunas, inhalaciones, ejercicio físico, mascarillas, etc.

Las aguas sulfatadas se usan por todas las vías, pero la más usada es la tópica, ya que se ha logrado demostrar la absorción del azufre a través de la piel, produciendo efectos sobre el revestimiento cutáneo de forma local. Con las aguas sulfatadas se favorece la cicatrización y se estimula la proliferación celular. El azufre ayuda a reducir los efectos vasculares reduciendo edemas y el prurito.

Las aguas oligominerales y radioactivas se usan para tratar afecciones cutáneas pruriginosas; además de ser diurética y derivativa cuando es administrada vía oral.

Las aguas silicatadas son perfectas para tratar las afecciones cutáneas, por su acción emoliente, sedante y antiinflamatoria.

Las aguas bicarbonatas se usan en casos de dermatosis, psoriasis y dermatitis atópica, combinándose en algunos casos con la cura hidropínica y con la balneación.

Por su parte, las aguas cloridadas sódicas y sulfatadas cálcicas son buena opción para el tratamiento de algunos tipos de eccemas y la psoriasis.

Las aguas clorudadas sódicas ofrecen buenos resultados en la balneación de los procesos tórpidos, siendo antiflogísticas y resolutivas, siendo efectivo en diferentes tipos de prurito.

En el caso de la balneoterapia los barros naturales o peloides, son ideales para aplicarse en dermatosis tórpidas, en psoriasis o en los eccemas crónicos liquenificados.

En cuanto a las técnicas más utilizadas para las enfermedades cutáneas son los baños, los chorros, las duchas y los ya mencionados peloides.

Sin embargo, la balneoterapia continua en crecimiento siendo uno de los recursos naturales más antiguos, que junto a nuevas técnicas y procedimientos, se convierte en una recursos natural, no invasivo para mantener la salud y el bienestar.

Esther R.

Deja una respuesta