Balneario de Mondariz y el poder de sus aguas

El Balneario de Mondariz es una de los espacios termales con mayor tradición e historia dentro y fuera de España, ya que sus aguas termales mineromedicinales además de ofrecer muchos beneficios, estimulan la renovación celular que se necesita para los cambios de estación.

Este Balneario se ubica en la provincia de Pontevedra, y ofrece diferentes tratamientos para mejorar y mantener la salud, así como diversos tratamientos para la belleza. Entre los baños se destacan el hidromasaje, el baño de CO2, el baño de burbujas, el Atlantis y el Niágara, los cuales tienen como base la inmersión en el agua mineromedicinal a una temperatura y tiempo determinado.

El baño Atlantis que ofrecen en el Balneario de Mondariz, por ejemplo, estimula la circulación cuando la temperatura es inferior a 34 – 36 grados. En el caso, que la temperatura sea superior a los 36 grados se producen efectos analgésicos con efectos sedantes. Además, existe una limpieza y exfoliación con agua de rosas, a fin de eliminar las células muertas y alcanzar una buena hidratación en las capas superiores de la piel.

Por su parte, el baño Niágara es un baño relajante, que se hace en misma bañera del hidromasaje con 180 salidas de agua a presión.

El baño de burbujas con inmersión refiere en la aplicar agua vía tópica conjuntamente con aceites esenciales balsámicos, tonificantes, relajantes, etc. En este tratamiento se añade aire a presión desde el fondo de la bañera para establecer una agradable sensación de relajación.

El hidromasaje que ofrece el Balneario de Mondariz tiene efectos estimulantes, relajantes, sedantes y analgésico. El intenso efecto masaje se obtiene gracias a us 80 salidas de agua a presión que inciden sobre el cuerpo.

En este balneario se ofrecen aguas carbogaseosas, bicarbonatadas – cálcicas y ferruginosas, las cuales emanan una temperatura ente los 17 y los 18 grados, siendo ideales para problemas del aparato locomotor, trastornos respiratorios, del aparato endocrino, obesidad y estrés.

En el espacio termal destaca la construcción histórica del “Gran Hotel”, obra del Jenaro de la Fuente.

Esther R.

Deja un comentario